Framichale: The return


Geriatría y el enfermo de Parkinson by EChahuanKim


Introducción

En esta publicación se desarrollará el tema de “Geriatría y el enfermo de Parkinson”, para esto, se debe comprender principalmente los conceptos de Geriatría y enfermedad de Parkinson, explicadas a continuación.
La relación entre estos dos conceptos, es que la enfermedad de Parkinson afecta mayoritariamente a las personas de la tercera edad, y la Geriatría por su parte es la especialidad médica que se preocupa de la salud de las personas ancianas.
La Geriatría en general, y la enfermedad de Parkinson en particular, son nociones importantes para las personas, ya que todos envejecemos cada día, por lo tanto, es necesario que se conozcan los síntomas y tratamientos de esta enfermedad.

¿Qué es la Geriatría?

La Geriatría es la especialidad médica que se ocupa de los aspectos preventivos, curativos y de la rehabilitación de las enfermedades del adulto mayor (senectud). Su función es atender al anciano tanto en situación de salud como de enfermedad, esto es, prestar atención tanto a los aspectos clínicos presentes en sus enfermedades como a la prevención de las mismas. Además de forma especial y particular el médico geriatra debe preocuparse de los aspectos sociales que pueden influir en la salud del anciano como son la soledad, el aislamiento, la dependencia, entre otros.

Un poco de historia…
El término geriatría se usa por primera vez a comienzos de siglo, en la literatura médica, para hacer referencia a las enfermedades que padecían los ancianos y sus tratamientos. Se comienza así a tener conciencia de esta particularidad.
La práctica geriátrica moderna, nace en los años 40 en el Reino Unido gracias a la intuición de Marjorie Warren. Enfermera supervisora y posteriormente graduada en Medicina. Warren observó en las salas de crónicos de los hospitales donde trabajó, como existían muchos ancianos con enfermedades no diagnosticadas ni tratadas. Demostró como muchos de estos ancianos crónicos e inválidos, tras una correcta valoración, cuidados clínicos y rehabilitación adecuada, obtenían grandes recuperaciones que les permitían integrarse de nuevo con su familia o en la comunidad.

Objetivos de la Geriatría

  • Prevenir la enfermedad vigilando la salud del anciano.
  • Evitar la dependencia. Cuando aparece la enfermedad hay que evitar que evolucione a la cronicidad y en muchos casos a la invalidez.
  • Dar una asistencia integral. Debe ocuparse de toda la problemática médica, funcional, mental, y social del anciano mediante una valoración geriátrica global, programada y exhaustiva con la colaboración multidisciplinar de otros profesionales integrados en un equipo con el médico geriatra.
  • Rehabilitar. Debe intentar recuperar a los pacientes que han perdido su independencia física o social tratando de mantener al anciano en la comunidad.
  • Proporcionar un cuidado progresivo del anciano. Desde el inicio de su enfermedad hasta completar la rehabilitación de este proceso y volver a su situación basal previa, el anciano puede tener diferentes necesidades de asistencia según el momento. Se debe responder a estas necesidades contando con diferentes niveles asistenciales: el hospital, asistencia en el domicilio, unidades de rehabilitación o convalecencia, unidades de larga estancia o centros residenciales.


¿Qué es la Enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso central producida por la degeneración celular de la sustancia negra del mesencéfalo y la disfunción de los circuitos neuronales relacionados con el control de los movimientos corporales. Los síntomas más típicos de la enfermedad son la bradicinesia, acinesia (ausencia de movimiento), la rigidez muscular y el temblor, si bien suelen coexistir otros síntomas tanto sensitivos como vegetativos, cognitivos, afectivos… Es un trastorno propio de personas de edad avanzada, aunque existen formas de inicio juvenil.

Signos y Síntomas

El Parkinson es un padecimiento que afecta sobre todo al movimiento. Se caracteriza por tres síntomas principales: temblor (estremecimiento), rigidez (falta de flexibilidad de los músculos) y bradicinesia (dificultad para iniciar el movimiento, con lentitud y torpeza de los movimientos voluntarios). Cada uno de estos síntomas puede aparecer sólo o en combinaciones con los otros en las primeras etapas de la enfermedad. Pueden presentarse además otros síntomas, como salivación excesiva, trastornos en la escritura, trastornos en el equilibrio al ponerse de pie y al caminar, dificultad para acostarse e incorporarse, presencia de grasa excesiva en la piel, etc.
Esta enfermedad suele comenzar entre los 50 y 65 años de edad; pero en forma ocasional se le puede ver en pacientes de menor o mayor edad, puede aparecer tanto en hombres como en mujeres y en todas las razas. Afecta aproximadamente a una persona de cada 200 (fundamentalmente a ancianos). Los hombres tienen más probabilidades de sufrirla que las mujeres. No es hereditaria en la gran mayoría de los casos, no es contagiosa, y generalmente no afecta a la inteligencia del paciente. Si bien puede dificultar el movimiento, no causa parálisis el paciente se mantiene activo, y aunque sea un padecimiento crónico, puede ser tratada y controlada eficazmente.

Diagnóstico

El contexto de síntomas es muy característico, y para confirmar el diagnóstico se realiza un TAC que suele presentar lesiones típicas en el mesencéfalo.
Se debe tener en cuenta que la osteoporosis puede producir actitudes musculares similares al Parkinson. Por lo que el examen de los reflejos osteotendinosos, muy exagerados en el Parkinson, será imprescindible para el diagnóstico.

Tratamiento

Aunque no existe una cura para la enfermedad de Parkinson, se pueden hacer muchas cosas para mejorar el estado de ánimo de los pacientes, así como su movilidad por medio de ejercicios, aparatos auxiliares para valerse en casa y diversos tipos de estímulos. Existen organizaciones que ofrecen ayuda y consejo a los pacientes y sus familias. A menudo esto es todo lo que se puede hacer, por parte de todos los miembros de la familia del paciente, en las primeras fases de la enfermedad.
Posteriormente, el tratamiento se basa en la administración de medicamentos para aliviar la sintomatología, aunque no es posible frenar la degeneración de las células cerebrales. Dicho tratamiento es muchas veces complejo, ya que puede ser necesario administrar varios tipos de medicamentos distintos en diversas combinaciones.
La levodopa, convertida en dopamina dentro del cuerpo, suele ser el medicamento más eficaz y a menudo el primer fármaco con el que se intenta tratar al paciente. Los efectos beneficiosos de la levadopa frecuentemente desaparecen con rapidez, momento en que se suele recurrir a la administración de algún otro medicamento. Normalmente es posible administrar de nuevo levodopa con éxito después unas semanas de descanso de este medicamento. Otros medicamentos que proporcionan un alivio eficaz de algunos síntomas específicos, como el temblor, son los anticologernicos.

Bibliografía


1 Comment so far
Leave a comment

[…] Geriatría y el Enfermo de Parkinson […]

Pingback by Te invitamos a conocer nuestros antiguos trabajos: « Framichale: The return




Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s



%d bloggers like this: